martes, mayo 26, 2009

¿Son o se hacen?

Este es un país que se quiebra y se ríe de sí mismo y de su propia historia, un país que se violenta culturalmente, se agrede y se pierde el respeto a sí mismo. A través de una farandulización y banalización permanente, hay una ruptura de todo un pacto de valores, y no sólo en la TV basura, sino en los programas periodísticos, que despliegan un lenguaje procaz de una violencia insultante para el oyente. Todos aparecen como cómplices de un pacto de degradación cultural, de memoria y de identidad.Palabras de Nicolás Casullo entrevistado por Página 12.

En "La palabra amenazada" de Ivonne Bordelois. Recomendado.