jueves, septiembre 30, 2004

Educación, padres y responsabilidad.

"Los Padres son los primeros y principales educadores de sus hijos, esta tarea de la educación es tan importante que cuando falta, difícilmente puede suplirse" (cf. Declaración Gravissimun Educationis, C.V. II).

La educación de los hijos es un derecho y un deber indelegables. Si bien es cierto que el estado debe ocuparse de la formación de nuestros jóvenes, no le da derecho a sustituir a los padres. Por lo tanto ellos no pueden esperar que los reemplacen en lo que es de su estricta responsabilidad. No pueden esperar que todo le venga dado y solucionado por las instituciones públicas.
Deben asumir su misión educativa y contenedora, colaborando con la escuela y el estado para buscar y crear espacios adecuados para tal fin.
No se pueden excusar por la falta de tiempo ni de dinero. Nuestros abuelos tenían los mismos o peores problemas y sin embargo les ponían límites a sus hijos, les daban responsabilidades, los educaban en la seriedad y el compromiso con la palabra dada, valores cada vez más olvidados.
Si las familias no toman en serio su función educadora, más dificil será para la escuela revertir tal situación.
Después no nos quejemos porque los chicos son mal educados, irrespetuosos, irresponsables, desconsiderados, violentos, sin duda que no se está haciendo nada para cambiar esa situación.
Educar y exigir a nuestros hijos es facilitarles su camino para que se desarrollen como personas, amen la vida y tengan capacidad de decidir por ellos mismos.